Historias reales

BRIGHTON, 5 AÑOS​

FAMILIA:
Su abuela Beth saca adelante a 5 niños y a su hija (madre de Brighton), sordomuda y con problemas de salud mental.

SITUACIÓN ACTUAL:
- ¡Se requiere una operación urgente!
- Medicación para la epilepsia.

Conocimos a Brighton en Julio 2019. 

Había hecho un llamamiento a aquellas familias locales que estuviesen en contacto con algún niño con desarrollo atípico o discapacidad, para que viniesen a verme (ya fuesen familiares directos, vecinos o conocidos).

Durante la hora de la comida, una de las profesoras de la escuela vino a buscarme bastante agobiada: había venido una abuela con su nieto pequeño, decía que era diabético y que estaba muy enfermo. 

Justo antes de levantarme para ir a conocer a esta familia, miré a una voluntaria que era enfermera ( y ahora  amiga) para que me acompañase; necesitaría una segunda opinión. 

Juntas entramos en una pequeña habitación. Allí estaba Ann, directora de Shakinah School, y Beth con el pequeño Brighton en brazos. 

Ver al pequeño esforzándose al máximo para continuar respirando, ha sido una de las situaciones más duras que he vivido. 

Miré a Beth, su abuela, que le sostenía con un amor increible. Me pareció agotada pero sus ojos suplicaban respuestas. 

Nos reunimos durante unos minutos para poder entender mejor la situación: 

    • Nunca habían acudido al médico porque no tenían los recursos para pagarlo.
    • Su abuela creía que su nieto era diabético porque le daban bajones de azúcar hasta el punto de sufrir convulsiones. 
    • No hablaba, no podía hacer cosas por si mismo, no caminaba, etc.

No lográbamos entender cómo Brighton podía haber sobrevivido casi 5 años sin insulina, por lo que decidimos consultar con un médico tan pronto como el pequeño estuviese un poquito más recuperado. 

Al día siguiente apareció por la escuela un médico argentino voluntario. ¡No me lo podía creer, un médico!

Enseguida le puse al día de la situación y me lo llevé a conocer a Brighton y a su familia. Cuando llegamos allí y pudo valorarlo, lo tuvo claro: el niño no tenía diabetes, todo apuntaba a una epilepsia no controlada. 

Cuando vimos que Brighton estaba mejor, acudimos a ver al médico local (Foto). Allí le realizaron numerosas pruebas y se determinó que, efectivamente, sufría de epilepsia y necesitaba medicación inmediata y, posiblemente, de por vida. 

Descubrimos que, hasta este momento, había estado sufriendo hasta 5 y 6 episodios de epilepsia por día, ¡una auténtica locura!. Palabras textuales del doctor: «este niño tiene el cerebro totalmente destrozado y cada episodio que sufre se lo destroza aun más». Esto explicaba el motivo por el que Brighton presentaba grandes retrasos en el desarrollo. 

De inmediato conseguimos la medicación  y nos comprometimos a mantenerla todo el tiempo que fuese necesaria. 

Los episodios epilépticos se redujeron notablemente y los efectos eran visibles en Brighton (ver foto). 

Hasta ahora, Brighton y su abuela han alternado visitas a especialistas con ingresos hospitalarios para estabilizar su situación e intentar reducir a cero los episodios epilépticos. 

En Marzo 2020, gracias a la ayuda de muchísimas personas solidarias, operamos a Brighton de adenoides, también conocidas como vegetaciones. Le causaban problemas respiratorios y agravaban sus episodios epilépticos. 

Tan pronto como su situación se estabilice, Brighton recibirá tratamientos de terapia ocupacional para potenciar su desarrollo, autonomía y calidad de vida.